En julio, México se afianza como el proveedor más dinámico de EU

El Economista/ Roberto Morales

México exportó en julio productos al mercado estadounidense por un valor de 30,098 millones de dólares, un alza interanual de 6.7%, según datos del Buró del Censo de Estados Unidos.

Ese dinamismo fue mayor frente al de los otros dos principales socios de Estados Unidos: las ventas de China a ese mercado sumaron 41,509 millones de dólares, una baja de 11.9%, y las de Canadá totalizaron 26,853 millones de dólares, una alza de 0.1%, a tasa anual.

En general, las exportaciones de México han registrado en los últimos meses una tendencia creciente, mientras que las de Canadá se han mantenido sin cambios y las de China han retrocedido a tasas de doble dígito, afectadas por la guerra comercial entre las dos mayores potencias del mundo.

De enero a julio de 2019, las exportaciones acumuladas de México a su vecino del norte fueron por 209,711 millones de dólares, un avance de 6.1%, a la vez que las de Canadá descendieron 0.9% (184,996 millones) y las de China bajaron 12.2% (260,553 millones).

Muchos economistas reconocen que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha ayudado a las industrias manufactureras estadounidenses, especialmente a la industria automotriz, a ser más competitivas a nivel mundial a través del desarrollo de cadenas de suministro en América del Norte.

Una parte importante del comercio entre Estados Unidos y México se produce en el contexto del intercambio de producción, ya que los fabricantes en cada país trabajan juntos para crear bienes.

El flujo de insumos intermedios producidos en Estados Unidos y exportados a México y el flujo de retorno de productos terminados aumentaron en gran medida la importancia de la región fronteriza México-Estados Unidos como sitio de producción.

Las industrias manufactureras de Estados Unidos, incluidos los vehículos de motor, la electrónica, los electrodomésticos y la maquinaria, dependen de la asistencia de los fabricantes mexicanos.

En el sector automotriz, por ejemplo, hay conexiones de varias capas entre proveedores y puntos de ensamblaje de Estados Unidos y México.

Desde su propia vertiente, Estados Unidos es uno de los mayores exportadores del mundo y dispone de una base de exportación diversificada. La principal categoría de productos de exportación es la de máquinas y aparatos, que representa casi una cuarta parte de las exportaciones de mercancías, seguida de los vehículos y los productos químicos.

Asimismo, Estados Unidos es el mayor importador mundial. Sus compras externas están también diversificadas: las categorías más destacadas son las de máquinas y aparatos, vehículos, productos minerales y químicos.

Como reflejo del crecimiento sostenido del PIB, ha aumentado la participación de las máquinas y aparatos, los vehículos, y los productos químicos en las importaciones totales. En cambio, la parte correspondiente a los productos minerales ha disminuido.

Los principales interlocutores comerciales de Estados Unidos son la UE-28, China, Japón, Canadá y México.

Desde otro ángulo, Estados Unidos tiene 14 acuerdos de libre comercio (ALC) vigentes con 20 países. La mayoría de ellos abarca tanto el comercio de mercancías como el de servicios, excepto el ALC firmado con Israel (que sólo abarca el comercio de productos).

En particular, Estados Unidos está en el proceso de ratificar el sustituto del TLCAN, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), con el objetivo de modernizarlo y de reducir su déficit comercial con México y Canadá.

Por último, en agosto de 2017, Estados Unidos inició una investigación de conformidad con el artículo 301 de la Ley de Comercio Exterior de 1974 sobre los actos, políticas y prácticas de China en materia de transferencia de tecnología, propiedad intelectual e innovación, la cual ha derivado en una guerra comercial entre ambas potencias, con la aplicación de aranceles, ya en vigor o programados, sobre la totalidad del comercio bilateral de mercancías.

Noticias