‘La exportación de tomate corre riesgo’

El Siglo de Durango/ Andrea Terán

Luis Caballero, dirigente de la Federación Estatal de Propietarios Rurales, comentó para El Siglo de Durango que luego de haberse cancelado el arancel impuesto por Estados Unidos hace unos meses, la exportación de tomate puede correr peligro, ya que el acuerdo firmado entre el Gobierno de Donald Trump y el Gobierno de México en el que especifica que se puede seguir exportando tomate, incluyó una cláusula en la que se establece que, “si ellos quieren, pueden revisar el 98 por ciento de todas las cargas”.

En ese sentido, Caballero explicó que al realizarse este tipo de revisiones, se pone en riesgo el producto porque, aunque va refrigerado, el proceso puede tardar desde uno hasta siete días.

Aunado a esto, Caballero añadió que esto generaría un gasto extra de diésel directamente a los productores pues para mantener fresco el producto durante el tiempo que tarden en la revisión, se tendrían que mantener prendidos los termos en los que van refrigerados.

Comentó que tanto él como el resto de los integrantes de la Federación apuestan por el buen razonamiento y criterio de las autoridades estadounidenses, “pues no creo que tampoco le vaya a gustar mucho a los clientes esperar su producto, que por lo general son cadenas de supermercados y de cada dos tomates que se consumen en Estados Unidos, uno es mexicano”, dijo Caballero.

Por otra parte, explicó que ahorita están en una etapa no tan fuerte de exportación de tomate, “la más fuerte es cuando entra Sinaloa aproximadamente para noviembre o diciembre; la otra etapa es la actual en donde los productores del interior del estado ya vamos de salida, no traemos ya mucho tomate”.

Agregó que gracias a que ha habido gran demanda es que no trae ya tanto producto, pero esto también los benefició un poco para poder recuperarse económicamente luego de la pérdida en los meses anteriores debido al arancel que había puesto Estados Unidos. Y es que en ese tiempo el precio del tomate era de cuatro pesos, pero tuvieron que terminar vendiéndolo en tres o dos pesos el kilogramo.

Caballero puntualizó que en Durango son seis los municipios productores de tomate; el principal es Nombre de Dios, Poanas, Durango, Santiago Papasquiaro, Canatlán y Nuevo Ideal, mismos que se están dedicando a la agricultura protegida.

Recientemente, dijo, se ha sumado el municipio de Guadalupe Victoria, pues los productores han tenido mejores rendimientos en la hortaliza que en el maíz y el frijol, aunque con una mayor inversión. Finalmente, comentó que a pesar de haber sido un mal año para los tomateros, esperan recuperar al menos la inversión y salir tablas al término del ciclo.

Noticias