Javier Amieva: T-MEC y seguridad, temas que ocupan las agendas de congresistas estadounidenses

El Financiero/Redacción 

El tema del nuevo tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC es uno de los temas que todos los legisladores estadounidenses mantienen en su agenda y el punto de vista sobre los temas y realidad actual de México es similar, comparten las mismas preocupaciones que muchos mexicanos tenemos

En un ejercicio de medios a Washington DC, repetimos las mismas preguntas y cuestionamientos con legisladores de ambos partidos, algunos de ellos representando Texas o California y otros del Norte incluyendo Nueva York. Los cuestionamientos fueron directamente relacionados a los avances del tratado T-MEC, y cuál era su visión del México actual desde el punto de vista político.

La mayoría de los congresistas federales están de acuerdo en la importancia de que se firme y continúe el nuevo tratado T-MEC y reconocen la importancia del intercambio comercial, de no firmarse podría impactar negativamente a ambos países. A esta definición se había sumado ya la embajadora de México Marta Bárcenas e incluso califico de “catastrófico” cualquier escenario económico para los países signantes, sin embargo Canadá, para todos los políticos pasa a segundo término, ni siquiera lo mencionan. De hecho este fin de semana termino la reunión interparlamentaria de San Diego con presencia de legisladores de ambos pases y el resultado según el líder y presidente pro-tempore de la legislatura comento “En resumen, estamos listos y todos deseamos que ya se firme el tratado”.

En cuanto a promoción y seguimiento del nuevo tratado T-MEC, y mientras hace dos semanas estuvieron un grupo de Congresistas Estados Unidenses en la Ciudad de México liderado por Richard Neil y promovió acciones encaminadas a que las nuevas leyes labores entren en vigor y con ello se garantice a Estados Unidos que se cumplirá con lo estipulado en el nuevo tratado, sin embargo todavía faltan por acordar mecanismos de “supervisión”, algunos legisladores dijeron que había temas “secretos” que no podría revelar, sin embargo la embajadora Bárcenas reitero que o hay tales secretos, que los mecanismos de supervisión y vigilancia ya están estipulados en el propio capítulo 23.

“Los principales temas, con excepción de procedimientos de vigilancia de cumplimiento están resueltos, que es lo que piden los congresistas tanto republicanos como demócratas para poder dar la aprobación al nuevo tratado”, según me expreso la congresista Norma Torres de Long Beach California.

Según Brian Babin, congresista federal, Republicano del distrito 36 de Texas son los Demócratas los que están frenando la aprobación del tratado. “Son los Demócratas junto con el presidente Trump quienes están con sus requerimientos, deteniendo la aprobación del tratado”.

De acuerdo con el Congresista Henry Cuellar, se espera que el tratado se firme pronto: “Confió en que antes del día 21 de noviembre se pueda aprobar el T-MEC, ya que México ha cumplido con todos los requerimientos a que se ha comprometido; si para esa fecha aún no se aprueba, existe la posibilidad de que antes del 11 de Diciembre se firme, antes de que inicie el 2020 y los periodos electorales. Reconozco desde aquí a las autoridades mexicanas que han colaborado y cumplido con todo lo necesario, según lo platicamos en México a través de las comisiones intersecretariales en nuestras visitas de este 2019”. “PORT-LAREDO, opera una gran parte de este comercio internacional y estamos preparados para ello, estamos desarrollando infraestructura y estamos listos para que opere el nuevo T-MEC”.

La congresista Nidia Velázquez de Nueva York, quien representa al comité de Pequeños Negocios, Small Business, nos manifestó que la importancia del tratado para el motor de los pequeños negocios debe de continuar, “los pequeños negocios representan 28 millones de empresarios en Estados Unidos” y son la fuerza económica activa del 80 por ciento del negocio de “retail” o ventas al menudeo, empresas de menos de 500 empleados y que incluyen productos y servicios.

El punto álgido y reprobatorio para México, en el que también los legisladores coinciden es de que la seguridad está ausente en México, que los niveles de criminalidad no han disminuido, que las políticas presidenciales no ofrecen garantías de seguridad jurídica y que el caso de Culiacán revela que México no está actuando de forma correcta para proteger a sus ciudadanos, con ello se restringen las inversiones y que la interacción compartida entre organismos que velan por la seguridad obtienen información de la CIA, de FBI y otras agencias pero que a la hora de utilizar esta información no hay coordinación.

“Sería mejor pactar con grupos conocidos del crimen organizado”, dijo enfático un Legislador del área McAllen Texas, cuyo distrito se ha visto severamente dañado por una sensible baja en el turismo y las operaciones comerciales que han declinad a niveles de un 80 por ciento menos; “Ni siquiera existe una carretera segura entre Monterrey y Reynosa, ¿que podríamos esperar entonces?” la respuesta de este comentario que la embajadora de México hizo al cuestionamiento fue enfática “ Ni hay ni habrá pactos con la mafia organizada”; sin embargo a sottovoce y “off the records”, legisladores piensan que hay compromisos que cumplir “ de otra forma no nos explicamos ciertas actuaciones y comentarios como el de indicar que la pena impuesta al Chapo Guzmán es exagerada, e inhumana cuando la actividad de los casos de la droga es responsable de miles de muertes”.

Noticias