Última etapa de modernización del T-MEC: Eugenio Salinas (1 de 2)

Eugenio Salinas, Coordinador general del Cuarto de Junto del sector privado en Tratados de Libre Comercio, en el Foro de la Excelencia de ANCE, explicó las negociaciones del T-MEC.

Presentado por Francisco Reed Martín del Campo, de CONCAMIN, Eugenio Salinas comentó:

“Quisiera dar las gracias a Juan Manuel Rosales, por supuesto también a mi amigo Rafa Nava, a los directivos y funcionarios de ANCE, muchos de ustedes que han dado tantos frutos no solo a la industria sino a muchos otros sectores.

El proceso de negociación del Tratado de Libre Comercio, creo que le queda mucho mejor el título de modernización, para muchos ha sido propiamente una tensión.

El Tratado de libre comercio data de más de dos décadas, lo habíamos dejado en piloto automático.

Muchas industrias, muchas empresas prosperaban alrededor de eso, mi región, el norte, es un claro ejemplo de lo que ha sido el tratado de libre comercio, hay una serie de industrias, de empresas, la mía propia que represento, es un caso de éxito y de aprovechamiento del tratado actual.

Sin embargo, dicen en inglés el mote de que “si no está descompuesto, ¿para qué lo compones?” yo creo que de alguna manera habíamos confiado en eso, dejando pasar los años, exportábamos, propiamente en un ámbito de libre comercio un 98-99% y sin embargo, dos cosas muy importantes sucedieron:

Desde las amenazas del propio presidente Trump durante su campaña se atrevió a decir que era el peor tratado que Estados Unidos había firmado en su historia.

Por su puesto que cuando ya lo firmamos y tuvo el sello de su colaboración con sus funcionarios, resultó que era el mejor tratado que ha firmado Estados Unidos.

La verdad somos un país excepcional, hay un apoyo y asesoría que el sector privado da a las negociaciones.

Muy pocos países existen donde no hay un grupo de empresarios como lo teníamos los mexicanos, nuestro gobierno cada tarde, cada noche terminando, era venir a informar, qué pasó, qué se avanzó y durante el día eran múltiples reuniones.

Esto también es fundamental y hay que reconocerlo, el gobierno no hace más que aplicar la ley, la ley de cámaras dice muy claramente que somos organismos obligados de consulta, hay una aplicación de consulta y de ahí salieron no nada más posiciones, me consta, salió lenguaje que ustedes podrán ver ahí.

Quiero y con mucho orgullo decirlo, el capítulo anticorrupción nuevo en el T-MEC es autoría del sector privado mexicano, y así muchas otras cosas que por ahí están.

En aquel tiempo veíamos los diferentes escenarios, desde el primer momento CONCAMIN fue la sede donde proponíamos una serie de distintos escenarios y de ver qué opciones teníamos.

El tratado actual permite en algunos temas que no se tenga que negociar a otro nivel, como lo hicimos en algunas ocasiones ante la vigencia del TLCAN, y en el otro extremo, de una negociación exitosa.

Yo creo que a todos los sectores nos ayudó para ver oportunidades de insumos como oportunidades de nuevos mercados.

Fue un gran ejercicio que se hizo, tuvimos ahí gran apoyo desde el principio, del equipo de Herminio Blanco, de Jaime Zabludovsky, negociadores originales del actual TLCAN, y que nos iban guiando a ver qué necesitábamos ver y cómo íbamos defendiendo las posiciones.

Como les tocó a muchos acompañar y estar en Canadá y en Estados Unidos, de ahí partía lo que empezamos propiamente a modernizar.

Ese es un poco el contexto del antecedente como llegamos, era necesario, adolecía el Tratado, de todo lo que podemos conocer ahora como la economía digital, mucho de la economía de servicios, los colegas y amigos del área de telecomunicaciones sabían que esto aún no estaba contemplado, no se diga que, en el concepto de facilitación de comercio, en el contexto de todos los numerales que ahora se puede usar, y de tecnología para un cruce fronterizo, seguramente en los sectores de ustedes también hay muchos avances.

Tenemos propiedad intelectual en el área de los nuevos fármacos que existen, seguramente les tocó ver todo lo que ANCE hace en todas las certificaciones, en lo que son las denominaciones de origen, que se les llama ahora indicaciones geográficas, no teníamos una ley de eso hace un par de años.

Un concepto nuevo que poco se había tocado y se refirió mucho y se negoció en el TIPAC, Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, nuevo TPP 11, que es el concepto de las empresas propiedad del Estado, todo lo que es comportarse cada una de ellas, con transacciones comerciales sin que involucren subsidios o preferencias a sectores específicos, les hablaba del comercio digital, la parte de Pequeñas y Medianas Empresas, que también en el TLCAN adolecía de énfasis.

No obstante los números interesantes que ha habido en el comercio en estos tratados, muchas veces no se han incluido al sector de la PYME y esta es una manera de cómo empezando con unos mecanismos de transparencia y unos mecanismos de informar a las empresas a través de medios electrónicos, ellas puedan también ser parte de los beneficios de los tratados.

Otra área de competitividad que no teníamos es el área de anticorrupción, porque no se le había puesto la atención debida, pero hay unas responsabilidades grandes tanto para sector privado como para sector público, en cuanto al forma y manera cómo que se deben llevar las transacciones, cómo se debe tramitar un permiso, y buenas prácticas regulatorias.

Hay una serie de cuestiones que para mí fue oportunidad de mejorarlas, de actualizarlas, al siglo XXI y al 2020, y por el otro lado, definitivamente que también, y a mí me gusta más, como dicen, si vemos el vaso medio lleno medio vacío, pero que traiga algunas oportunidades distintas para la región.

Había muchas críticas, pero nos volvimos competitivos y nos dio la oportunidad y la apertura, en la reducción de aranceles, de hacemos competitivos y aprovechar que fuimos de los primeros que tuvimos tratado con Estados Unidos, esa es una realidad.

Y ahora, a la vuelta del tiempo, así como hubo ganadores y perdedores, siempre se trata de que en el agregado haya más ganadores que perdedores, pues que sí eso sucedió, y tenemos esa industria automotriz tan fuerte en México, una industria de la petroquímica tan fuerte, y también otros sectores que supieron ir aprovechando.

¿Qué sigue? Por un lado, el tema de las reglas de origen.

Las reglas de origen ya están negociadas para todos los sectores, no es una apertura de reglas de origen, ni se va a buscar, hasta ahora.

Lo que está ahora, en discusión, redacción, análisis, es lo que llamamos las Reglamentaciones uniformes. En la regla de origen, a veces en muchos de los temas, es que queda de alguna manera general, fue muy completa la negociación en el caso de los automóviles.

Y así hay varias cosas que se están modernizando, en varios sectores. Ahora esas reglas, es lo que va a ayudar en que, no es nada más una negociación, en ponernos de acuerdo los países en este porcentaje, en este producto, en esta integración.

Es un punto clave y creo yo que deberán aprovecharse las oportunidades.

Un buen amigo colega, de autopartes, pidió a sus directivos, oye, vamos a ver a Indonesia, China, Malasia, qué se está haciendo para hacerlos venir a México, porque ahora vamos a necesitar para completar ese porcentaje, de productos, que les comentaba, que se haga ahora en el país”, agregó Eugenio Salinas.

Noticias