Ferrocarril Transístmico

Se ha anunciado nuevamente, ahora con bombo y platillo, la construcción de un corredor interoceánico que atraviese el Istmo de Tehuantepec, mediante una inversión de mas de ocho mil millones de pesos. Desde luego que es un sueño acariciado por más de un siglo por los habitantes de la zona, ya que desarrollaría esta región que durante muchos años ha sido abandonada y relegada.

Comprende la rehabilitación de las antiguas vías porfirianas, operación de trenes rápidos que vayan de un puerto a otro y, desde luego, la construcción de nuevas instalaciones acorde con los tiempos modernos.

El Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT) se constituyó como sociedad Anónima el 19 de octubre de 1999 con el siguiente objetivo principal: Impulsar el transporte de carga de un océano a otro, mediante la construcción, operación y explotación de la vía general de comunicación ferroviaria de Coatzacoalcos, Veracruz, a Salina Cruz, Oaxaca.

Comprende la vía férrea, el ancho del derecho de vía, los centros de control de tráfico y las señales para operación ferroviaria, conforme al proyecto ejecutivo autorizado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Las acciones detonadoras incluyen: habilitar el transporte ferroviario para que aumente la velocidad de desplazamiento y disminuya el costo de transporte; modernización y fortalecimiento de los puertos comerciales, mejorar su infraestructura y equipamiento para que puedan ofrecer servicios de carga, transporte, almacenaje, embalaje y servicios logísticos diversos, así como la modernización y complementación de la red de carreteras primarias y secundarias.

Entre algunas reparaciones a las vías está el tramo Mogoñe a Matías Romero donde tendrán que abrir un tajo y mover muchas toneladas de material para eliminar curvas y ajustar las líneas. En el tramo Chivela–Nizanda tienen que reducir las pendientes. Igualmente se corregirán puentes, alcantarillas y curvas para la circulación de los equipos mas grandes y pesados.

Estas correcciones harán que se pueda dar mayor velocidad a los trenes que en su mayoría serán de contenedores. Se puede aprovechar la situación de que debido a la concentración de buques en el canal de Panamá el tiempo para atravesar el canal es de 10 días. Cuando el transístmico esté funcionando el tiempo de travesía será de 10 horas, lo cual implica una enorme ventaja para los usuarios. Como se menciona en el objetivo, sólo será transporte de carga, ya que, en opinión de los inversionistas, el transporte de pasajeros no es redituable.

Saliendo de la terminal de Coatzacoalcos, pasará por las estaciones de Hibueras, Ojapa, Medias Aguas y Jesús Carranza en el estado de Veracruz, continúa por Donají, Mogoñé, Matías Romero, donde se encuentran las principales oficinas, Lagunas, Chivela, Ixtepec, Tehuantepec y termina en Salinacruz, en el Estado de Oaxaca.

En Coatzacoalcos entronca con la línea que viene de MéridaYucatán, en Medías aguas con la línea que va a Veracruz, y de ahí a la capital del país y en Ixtepec, con la línea costera que viene de Tapachula y la frontera con Guatemala.

Este panorama nos hace ver la importancia de esta línea interoceánica de 304 kilómetros de longitud, que sirve como eje para unir al centro del país con la frontera sur, la península de Yucatán y los dos océanos, por lo que es considerada estratégica. Pero durante muchos años no se le ha dado el valor que realmente tiene.

Durante las obras de rehabilitación se deben reducir los impactos al ambiente, no afectar las hidrocuencas con derrames de combustibles o productos químicos, trabajar solo de día para no hacer ruido en las noches y buscar la menor afectación a la flora y fauna en toda la línea.

No está en el proyecto la reactivación de los Talleres de Matías Romero que es el punto estratégico para reparar las máquinas y los carros del ferrocarril.

Tampoco se ha informado donde harán estas actividades. Los habitantes están suponiendo que las llevarían hasta Jalapa pero esto aumentaría el costo de las reparaciones, además del tiempo que demorarían en el traslado de las máquinas.

En relación con los talleres abandonados, el señor Gregorio Dolores, habitante de Matías Romero y Locutor de “Radio comunitaria, las voces de los pueblos”, comenta que —antes de tomar alguna decisión sobre estos terrenos, se debe de atender la limpieza del subsuelo, que seguramente está contaminado por los derrames de aceite y combustibles durante mas de 50 años de actividades—.

El saneamiento del sitio es imperativo. Actualmente estas áreas han sido invadidas por maleza y fauna nociva.

También comenta que otro tema urgente es la reparación del edificio de la estación y oficinas en Matías Romero, que quedó muy dañado por el sismo de 2017. Aunque la estructura hay que revisarla porque aparentemente puede recuperarse, los muros están dañados. Está mal apuntalada provisionalmente, pero se requiere una estructura de soporte que inicie desde el piso firme y en forma independiente ya que los puntales están apoyados sobre el techo del primer piso lo que implica un riesgo latente y un peligro para quienes transitan por el sitio.

Este edificio es emblemático en la ciudad y requiere atención inmediata. Aunque el FIT quedó de elaborar el proyecto ejecutivo de la reparación y entregarlo al INAH esto no ha sucedido. El Instituto quiere hacer las reparaciones pero necesita contar con dicho proyecto. Entre esta maraña burocrática, el edificio es una muestra fehaciente del abandono y el desinterés de los nuevos propietarios por dar una buena imagen de sus actividades.

El atractivo principal de la población con lo cual se vería beneficiada, es que el corredor también contemplara el transporte de pasajeros y servicio de exprés, que no considera la compañía en el proyecto. Es un servicio necesario y mucho tiempo esperado. Este deseo manifiesto de las comunidades aún no lo ven realizado y con las intenciones de la empresa, lo sienten cada vez más alejado. Aun así, confían nuevamente en que el proyecto se llevará a cabo y traerá desarrollo a la zona.

Noticias