Piden castigar acero ruso y brasileño

La industria acerera del País empuja la aplicación de un arancel a las importaciones de planchón de naciones como Rusia y Brasil para fomentar el consumo nacional, sobre todo tras el impacto económico por el Covid-19, informó Víctor Cairo, CEO de ArcelorMittal México.

Durante los meses de contingencia, la actividad de la empresa cayó entre 30 y 40 por ciento, según el producto, como varilla de alambrón, rollos calientes o planchón, a causa de la pandemia, manifestó.

«Estamos siendo afectados por las importaciones de planchón de Rusia y Brasil, no es correcto que teniendo producción nacional, el planchón no tenga arancel y es el único de toda la cadena acerera, se nos trata como si no estuviéramos en el País. Acabamos de salir a exportar a China, una de las medidas que estamos tomando es salir a exportar cuando hay consumo nacional», apuntó el dirigente.

La Secretaría de Economía no impulsa la protección del sector, lo cual los pone en desventaja, señaló.

«(A causa de la contingencia) la producción y el consumo aparente andan entre 20 y 25 por ciento abajo de lo esperado. Considerando que la recuperación será en el tercer trimestre, el segundo será muy difícil, donde tendremos el peor efecto de la pandemia», señaló.

Reconoció que, como resultado de la crisis económica, será más difícil recuperar los niveles de consumo, para lo cual EU es un motor en la industria, en especial la automotriz, que descendió 40 por ciento en ventas y cuya recuperación es fundamental para los acereros.

La compañía produce insumos para abastecer a las industrias de la construcción, médica, energía, alimenticia, automotriz, ferreterías y unidades del Gobierno como Pemex y CFE.

Cairo confió en retomar la actividad al 100 por ciento para el 17 de mayo, como parte de la reanudación de operaciones productivas que anuncien los Gobiernos locales.

El directivo de ArcelorMittal destacó que los precios del acero a nivel internacional cayeron 30 por ciento al no tener demanda suficiente, por efectos de la crisis del Covid-19, por lo cual las empresas tuvieron que recortar su capacidad, frenar y ajustar inversiones.

Fuente: Reforma

Noticias