Solo en camiones se cumplirán de inicio las reglas del T-MEC

Las empresas fabricantes de vehículos pesados consideran cumplir con las nuevas exigencias en la reglamentación desde el arranque del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC); mientras que “prácticamente todas” las armadoras de autos ligeros se acogerán al régimen alternativo de transición, como una opción de cumplir posteriormente, informaron los representantes de la ANPACT y la AMIA.

Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), explicó que –por el momento- ninguna empresa le ha notificado su interés por adherirse al régimen alternativo de transición, que permite la reglamentación uniforme del T-MEC.

“A este día no me han comentado los asociados si se van a adherir, es decir, deberían estar cumpliendo todos los requisitos con esfuerzos enormes, pero siguen analizando pues hace cinco días se publicaron las medidas”, refirió.

Aunque puntualizó que, en el caso de la industria de unidades pesadas, la regla de origen se modifica en cuatro años, así que se mantendrá el contenido regional en 60% hasta a mediados del 2024. El resto de los parámetros como es el valor de contenido laboral y del 70% de contenido de acero y aluminio de la región sí deberán acatarse, abundó Elizalde.

“Tienes que cumplir con el valor de contenido regional del vehículo, ese valor actualmente es 60% y va a continuar en el 2021, el 2022 y 2023, y hasta mediados del 2024 cambia el valor de contenido regional de vehículos pesados de 60 al 64 por ciento. Ese fue uno de los puntos favorables para la industria automotriz de pesados, que no entrara de inmediato el cambio del valor de contenido regional”, afirmó el presidente de la ANPACT.

En videoconferencia, Fausto Cuevas, presidente de la AMIA, sostuvo que “muy probablemente empresas fabricantes de ligeros tengan que acogerse al régimen de transición alternativo”, porque el 1 de julio se modifica la regla de origen. Abundó que es “complicado” que, en menos de un mes las empresas puedan cumplir con cuatro nuevos requisitos que modifican la metodología para medir el contenido regional, como es mayor valor contenido regional, valor de contenido laboral, la exigencia del 70% de acero y aluminio de la región en los componentes y la unidad.

Cuevas mencionó que incluso la oficina de comercio de Estados Unidos (USTR) recomendó que, ante la premura del tiempo, en la reglamentación uniforme es viable para las empresas adherirse al régimen de transición alternativo, basado en los análisis o planes a futuro para alcanzar la integración requerida de Norteamérica.

En este sentido, se permite un periodo de cinco años para que las empresas puedan cubrir los compromisos de alcanzar, pero con la limitante de que será hasta por 10% de su producción total de vehículos con el plan detallado de que alcanzarán a cubrir la regla de origen.

Óscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), dijo que ningún vehículo que se esté produciendo en alguna parte del mundo puede hacer cambios radicales a su proveeduría a la mitad del ciclo, por eso existen estas transiciones. “Un vehículo tiene normalmente seis años de vigencia (…) los autos de este momento continuarán hasta que llegue su momento de ciclo, hacer cambios abruptos o imprevistos para cumplir una ley no es algo recomendable por cuestiones de seguridad”.

Lo que sí y no se puede con las reglas de origen

• La industria automotriz tendrá un periodo de transición para demostrar el cumplimiento de trámites relacionados con la nueva regla de origen, del 1 de julio al final del año.

• El conjunto del sector automotriz no tendrá una prórroga para la entrada en vigor de las nuevas reglas de origen.

• Sí habrá prórrogas al respecto, pero será empresa por empresa, sujeto a ciertas condiciones y requisitos.

• Los gobiernos han estado en contacto con la industria para informarles anticipadamente de los cambios que conlleva el T-MEC.

Las negociaciones han sido complicadas, de acuerdo con Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de México.

Fuente: El Economista

Noticias