Por pandemia aumentó prima de riesgo para industria porcícola

Debido a la pandemia “los costos de financiamiento para la industria, los bancos incrementaron la prima de riesgo y las inversiones se han parado” en el sector porcícola, señaló el Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados y de la Nutrición Animal (Conafab). 

Precisó que antes del inicio de la pandemia por coronavirus los procesadores mexicanos empezaron a acumular altos inventarios, por temor a los efectos de la Peste Porcina Africana (PPA) en China, pero no se cumplieron los pronósticos de una caída en la producción de cerdo en ese país. 

A razón de ello, “algunas empresas enfrentan la acumulación de carne, debido a compras anticipadas” y añadió que “hay 18 plantas en espera de la autorización para exportar despojos de cerdo; seis de ellas ya exportan carne a China”. 

Destacó que algunas de las medidas que aplica la industria para continuar con sus labores durante la contingencia son: lavado y desinfectado de todos los vehículos que ingresen a las plantas, utilización de  tapetes sanitarios en la entrada principal y en cada sección. 

También, no movilizar cerdos enfermos o muertos fuera de la unidad, se lavan y esterilizan periódicamente las instalaciones, material y equipo en general, y se considera un periodo de vacío sanitario entre cada ciclo productivo. 

Destacó que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación la Agricultura (FAO) destacó que en el último año cinco millones de cerdos murieron o fueron sacrificados al estar infectados por el virus de la PPA. Los países más afectados han sido Camboya, China, Corea del Norte, Laos, Mongolia y Vietnam. 

“Por ende es prioritario para todos los actores involucrados en el sector, acatar cada una de las medidas posibles para impedir la introducción y diseminación de la enfermedad, ya que hasta ahora no existe una vacuna”. 

Subrayó que la porcicultura mexicana “viene de más de seis años de buen desempeño económico, con un valor superior a los 62 mil millones de pesos, la industria representa alrededor de siete por ciento de la producción pecuaria”. 

La PPA es una enfermedad viral altamente contagiosa que se transmite únicamente entre cerdos domésticos y silvestres, a través de saliva, orina, sangre o ingesta de carne  infectada. 

El consumo per cápita de carne de cerdo en el país es de casi 20 kilos. Uno de cada tres kilos de carne que se consume en México es de cerdo. 

Del porcino se ocupa prácticamente todo: carne, piel, sangre y huesos; y aunque la mayoría es para consumo humano, también se llega a utilizar en la medicina, como tratamiento de quemaduras en los humanos y en heridas de piel. 

La carne de cerdo presenta un alto contenido en proteínas de gran valor biológico y aporta diversos minerales como potasio, fósforo, zinc y hierro; además, es fuente de vitaminas del grupo B como la B1, B3, B6 y B12. 

El sector genera 350 mil empleos directos y 1.5 millones de indirectos. De manera directa o indirecta, más de un millón de familias viven de la industria porcícola nacional. 

Hasta ahora México es uno de los cinco países reconocidos por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), como libre de las seis principales “devastadoras enfermedades animales, incluida la peste porcina clásica (PPC)”. 

Para mantener la producción estimada de 1.6 millones de toneladas de carne de cerdo, la industria de alimentos balanceados para esta especie debe mantener un crecimiento mayor a cinco por ciento.

Fuente: La Jornada

Noticias