Empresas chinas pagan el grueso de los aranceles que impuso EU

El Economista/Roberto Morales 

El alza de aranceles generada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China y también realizada por otros países ha golpeado a productores y consumidores a nivel global, de acuerdo con cuatro estudios recientes destacados en un informe de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Primero, un análisis de la Red Europea de Investigaciones de Política Económica y Fiscal llegó a la conclusión de que la mayor parte de la carga arancelaria impuesta por Estados Unidos a las importaciones chinas no recae en los consumidores o las empresas estadounidenses, sino más bien en los exportadores chinos.

Así, el incremento de los aranceles a 25% aumenta los precios de consumo en Estados Unidos de todos los productos chinos afectados sólo en 4.5%, como promedio, mientras que el precio al productor de las empresas chinas se reduce en 20.5 por ciento.

Añade que las empresas chinas pagan aproximadamente 75% de la carga arancelaria, y los aranceles reducen las exportaciones chinas de los productos afectados a Estados Unidos en torno a 37%; como resultado, el déficit del comercio bilateral entre Estados Unidos y China se reduce en 17 por ciento.

En otro documento, publicado por la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas en marzo del 2019, se analizan las repercusiones de la guerra comercial del 2018 en la economía estadounidense y se constata que las importaciones en Estados Unidos procedentes de determinados países se redujeron en 31.5% en lo que respecta a los productos, mientras que las exportaciones estadounidenses objeto de estudio bajaron en 11 por ciento.

En el documento se afirma que los aranceles estadounidenses repercuten en todos los casos en los precios de importación a diversos niveles, y se estima que el mayor costo de las importaciones ocasiona pérdidas anuales para los consumidores y los productores por valor de 68,800 millones de dólares (0.37% del PIB).

Asimismo, después de tener en cuenta los mayores ingresos arancelarios y beneficios para los productores nacionales como resultado del aumento de los precios, la pérdida de bienestar global se estima en 7,800 millones de dólares (0.04% del PIB).

Por otra parte, según investigaciones llevadas a cabo por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) en febrero del 2019, las importaciones de mercancías sujetas a un arancel de 25% desde julio/agosto del 2018 que se aplica a mercancías por valor de 50,000 millones de dólares están reduciéndose con rapidez, según los datos sobre el precio y el volumen de 7,000 productos sujetos a nuevos aranceles.

Las investigaciones muestran además que las importaciones totales en Estados Unidos procedentes de China parecen tener capacidad de reacción frente a los aranceles, y el incremento de las importaciones de mercancías no sujetas a nuevos aranceles indica que el comportamiento de las mercancías incluidas en la lista (por valor de 50,000 millones de dólares) no refleja una reducción generalizada de las importaciones procedentes de China.

En el estudio se tiene en cuenta la lista de mercancías chinas (por valor de 200,000 millones de dólares) que están sujetas a un arancel de 10% desde septiembre del 2018.

Asimismo, se concluye que se han registrado importantes exportaciones de mercancías chinas destinadas a Estados Unidos debido a los envíos “concentrados al comienzo del periodo” en previsión del aumento de los tipos arancelarios por Estados Unidos respecto de esa lista de mercancías a 25% desde 10% vigente en caso de que Estados Unidos y China no llegasen a un acuerdo a comienzos del 2019, a más tardar.

Por último, un reciente documento publicado por la Universidad de Princeton concluye que la incidencia plena de los aranceles recae en los consumidores nacionales, y que los ingresos reales se habían reducido en Estados Unidos en 1,400 millones de dólares al mes a finales del 2018.

FMI recorta expectativa de crecimiento para México

La Crónica/Notimex 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó a la baja su proyección de crecimiento de la economía mexicana para 2019 a 0.9 por ciento, desde su estimación previa de 1.6 por ciento en abril de este año.El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó a la baja su proyección de crecimiento de la economía mexicana para 2019 a 0.9 por ciento, desde su estimación previa de 1.6 por ciento en abril de este año.

En la actualización de su publicación “Perspectivas de la economía mundial”, el organismo financiero internacional mantuvo en 1.9 por ciento su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México en 2020.

Refirió que en México la inversión sigue siendo débil y el consumo privado se ha desacelerado, como resultado de la incertidumbre en torno a las políticas, el deterioro de la confianza y el aumento de los costos de endeudamiento, que podrían seguir aumentando tras la reciente rebaja de su calificación soberana.

En 2018, la economía mexicana registró un crecimiento económico de 2.0 por ciento. Las estimaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para 2019 es de un rango entre 1.1 y 2.1 por ciento, y para 2020 entre 1.4 y 2.4 por ciento.

En su reporte difundido este martes, el FMI también recortó su pronóstico para la economía mundial a 3.2 por ciento este año y 3.5 por ciento en 2020, desde su proyección previa de 3.3 y 3.6 por ciento, respectivamente.

Señaló que el crecimiento mundial sigue siendo moderado, pues desde su informe de abril pasado, Estados Unidos ha incrementado aún más los aranceles sobre ciertas importaciones chinas y China ha respondido elevando los aranceles de un subconjunto de importaciones estadounidenses.

El FMI mencionó que tras la cumbre del Grupo de los Veinte (G-20) celebrada en junio se evitó una nueva escalada de estas medidas.

Las cadenas mundiales de suministro de tecnología se vieron amenazadas por la posibilidad de que Estados Unidos imponga sanciones, no se ha disipado la incertidumbre relacionada con el Brexit y las crecientes tensiones geopolíticas han alterado los precios de la energía.

Apuntó que en América Latina, la actividad se desaceleró notablemente al comienzo del año en varias economías, debido principalmente a factores idiosincrásicos.

Así, se prevé que la región crezca a un ritmo de 0.6 por ciento en 2019, desde la proyección de 1.4 por ciento en abril pasado, y de 2.3 por ciento en 2020, tasa ligeramente menor a la estimación previa de 2.4 por ciento.

El organismo refirió que la considerable revisión a la baja para 2019 refleja las rebajas de las calificaciones crediticias de Brasil y de México.

El e-commerce refuerza al transporte marítimo con Maersk Spot

T21/Luis Alberto Zanela

Con la finalidad de brindar cada vez mayores servicios digitales, Maersk diseñó una plataforma tecnológica que permite realizar reservaciones de fletes marítimos vía electrónica, semejante a las que se realizan con los boletos de avión.

La plataforma, denominada Maersk Spot, está habilitada digitalmente y ofrece a sus clientes la posibilidad de realizar el booking de un contenedor de principio a fin, es decir, desde la reserva del espacio en buque y el equipo, hasta su transporte, coadyuvando a la simplificación de la cadena de suministro al eliminar vicios e ineficiencias en este proceso.

“Maersk Spot es un producto que está en línea, es producto marítimo, la diferencia con cualquier booking marítimo normal es que este está semejando o se parece mucho a comprar un boleto de avión en línea. ¿Dónde están las semejanzas? La intención es que a la hora de hacer un booking en la plataforma Spot, en ese momento hay un precio fijado, garantía de espacio y confirmación instantánea tanto de equipos como de espacios, y el pago se hace también en ese momento”, comentó Morgan Edwards, Directora Comercial de Maersk para México.

Bajo este escenario, detalló que lo interesante de Maersk Spot es que, al pagar en el momento, la empresa no acepta cancelaciones y, por el contrario, se compromete a compensar al cliente si es que Maersk llegara a fallar en alguno de los procesos, lo que ayuda a que exista “una mayor transparencia naviera y que el embarcador tenga garantías”.

“Lo que queremos lograr con Maersk Spot es que, a través de una plataforma de e-commerce, los clientes tengan total transparencia de cuánto va a costar el servicio, porque hoy en día lamentablemente en el mercado de booking no necesariamente sabemos cuánto va a ser el costo en el momento del zarpe y eso es lo que queremos cambiar y ser muy transparentes en el precio del booking y adelantando el pago para confirmar el equipo y el espacio en el momento, y quitarnos también de las fallas que se tienen en el mercado actual que puede ser falta de equipo o espacio”, enfatizó Edwards en entrevista con T21. Por otra parte, la directiva sostuvo que, al brindar ahora soluciones integrales de logística diseñadas para cada mercado en específico, incluyendo el mexicano, trabaja de la mano de los primeros proveedores de diferentes industrias como el almacenaje, autotransporte y agenciamiento aduanal.

Estos son los principales proveedores con los que trabaja Maersk en México:

Autotransporte

México

Transportes Logísticos Especializados (TLE)
Especializados Sagot
Transportes Peñón Blanco (TPB)
Arzyz Logística
Tracto Líneas Mexicanas
Moviexpress
Auto Express Toscano
Auto Express Frontera Norte (AFN)
Grupo Transportes Monterrey (GTM)

Centroamérica

Transportes Soteria
Transportes Pineda Rossell
Corporación T.L.C.
Transporte Ramírez

Cross-border

Estados Unidos:

C4
Arwest
Bueno Punto a Punto
XCF
Tranycop
TKG

México:

Schneider
JB Hunt
ALA Transportes
XCF
YRC

Aduanas

RADAR Customs & Logistics
Alianza Estratégica Portuaria
Hano Paniagua

Warehousing & Distribution:

Safelink – insurance
Transervicios – Trucking
Accessa – Manzanillo warehouse
Skyangel – GPS + Escort
Transportes Don Miguel – Trucking
ONEST – warehousing
Argos – warehousing
Prova – warehousing

Las relaciones comerciales y de inversión entre China e Israel cuestionadas

El Financiero/León Opalín 

Las relaciones comerciales entre China e Israel se establecieron en 1992, iniciaron con un intercambio bilateral de 50 millones de dólares, en el 2017 sumó 13,100 millones: importaciones de China desde Israel 4,200 millones y exportaciones de Israel a China 8,900 millones; estas cifras no incluyen las transacciones de diamantes y las operaciones con Hong Kong. En el 2018 las exportaciones de Israel a China constituyeron 5.5% del total de las ventas foráneas de Israel y las importaciones desde ese país 5.5% del total de sus compras; el año pasado China se convirtió en el segundo socio comercial de Israel, después de EUA y superando a la Unión Europea.

La economía de Israel es muy abierta, lo que facilita el comercio y la inversión con terceras naciones; el comercio representa casi 60.0% de su PIB (400 mil millones de dólares); en Israel no existe control cambiario, las capitales y las utilidades de las empresas pueden ser repatriados libremente con la autorización del Banco Central. No obstante, el avance general de las exportaciones de Israel, 2.2% en el 2018, frente a 11.2% de las importaciones, derivó en un incremento de 43.0% del déficit comercial ese año; la fortaleza del shekel, la moneda nacional, representa en el presente un gran desafío para que los envíos de Israel al exterior aumenten a una mayor tasa; asimismo, el dinámico avance de la demanda interna impulsa las importaciones a lo que se suma el significativo aumento de los precios básicos adquiridos en el mercado internacional.

El déficit comercial de Israel de más de 10 mil millones de dólares en el 2018 fue compensado parcialmente por el superávit en la balanza de servicios, de manera que incluyéndolo, el desequilibrio comercial se redujo a 5,700 millones.

En este contexto, es de destacar que cada vez más un mayor número de empresas de Israel participan en el amplio mercado de China. Por su parte, Israel adquiere de China un creciente número de bienes con alto valor tecnológico; en el 2018 el 12.0% de las inversiones que recibieron las “startups” israelíes fueron de China, varias de estas inversiones han sido estratégicas para el desarrollo de Israel. De acuerdo al IVC Research Center que analiza la información de negocios en el sector de alta tecnología de Israel, las inversiones chinas en este último país, se han triplicado en los últimos 5 años. Durante las pasadas dos décadas la economía de Israel destacó como una de las punteras en el mundo en cuanto al desarrollo tecnológico: aeronáutica, electrónica, telecomunicaciones, software y biotecnología, principalmente, contribuyeron con alrededor de 40.0% del PIB; en este sentido, es claro que China “quiere sacar provecho de el extraordinario avance en tecnología e innovación de los israelíes”.

La inversión directa de China en Israel alcanzó 16 mil millones de dólares en el 2016, estimándose que en el futuro próximo podría superar a la de EUA como principal fuente de este tipo de inversión. Sin embargo, expertos israelíes en la materia son escépticos a que China incremente significativamente su participación en la economía de Israel en virtud de que esa nación “tiene fama de no respetar leyes de propiedad intelectual de terceros”; aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel afirma que las relaciones económicas de Israel con China son bienvenidas y que debieran ampliarse en beneficio de su economía, funcionarios de seguridad y del gobierno han alertado sobre los riesgos de la inversión China no solo en Israel, sino en toda la región. Funcionarios del gobierno justifican ver la inversión de China con un ojo más crítico para preservar la independencia y seguridad del país y no dañar las relaciones comerciales con EUA, sobre todo a la luz de la creciente guerra comercial de EUA con China.

El Jefe del Servicio de Seguridad de Israel, (shinbet), Nadar Argaman, señaló al inicio del año que la influencia China en Israel conlleva riesgos sobre todo con sus inversiones en infraestructura estratégica y en grandes compañías, en particular señaló a las empresas chinas que ya están construyendo el nuevo puerto de Haifa y el de Ashdot y el tren ligero de la ciudad de Tel Aviv.

En el 2015 Israel firmó un acuerdo con el grupo Shanghai International Port que controlará las nuevas operaciones del Nuevo Puerto de Haifa, será por 25 años, a partir del 2021. En Haifa suelen anclar y efectuar ejercicios conjuntos con Israel, los buques de la Sexta Flota de EUA. El puerto civil está siendo construido a unos 300 km del sur de la base Quinto Escuadrón de Rusia en el puerto sirio de Tartus. En cierta forma China convertirá al nuevo puerto de Haifa en una especie de base militar, que no tienen en el Medio Oriente e incrementará su capacidad de espionaje.

En el 2000 Israel firmó un contrato por 2000 millones de dólares con China para que ese país adquiera el avión falcón, empero, EUA presionó a Israel para que lo cancelara porque el avión tenía tecnología militar; Israel tuvo que pagar a China una multa de 350 millones de dólares. Para EUA, la relación China con Israel no es solo un problema comercial o de inversiones, sino un asunto geopolítico, EUA tiene temor de que Israel se convierta en la puerta trasera por la cual China pueda adquirir conocimientos que en EUA no le sería fácil de obtener debido a regulaciones existentes. El Pentágono está muy preocupado de que los conocimientos de inteligencia artificial adquiridos por empresas chinas a través de inversiones civiles o acuerdos de licencias puedan derivar en una nueva generación de armas avanzadas chinas que amenazaría a las tropas de EUA y a sus aliados. En China no existe propiamente un sector privado real, todas las empresas están controladas directa o indirectamente por el gobierno.

La inteligencia china está interesada en obtener información política, militar, científica y de la economía de Israel. Israel no ha sido inmune a la piratería china que ha penetrado a los fabricantes de defensa israelíes y han robado secretos de sus sistemas de armamentos más avanzados. En este sentido, entre otras preocupaciones, está la estrecha relación que China tiene con Irán, que afecta a tanto a los intereses de seguridad de Israel y EUA, principalmente.

Israel está obligado a cuidar su relación bilateral con EUA, que surgió de su proclamación como Estado en 1948 y que tiene un carácter privilegiado en áreas de defensa, seguridad, tecnología avanzada, finanzas e intercambio comercial. Esta relación ha permitido a Israel mantener una ventaja militar decisiva sobre sus enemigos regionales. En el 2016 ambas naciones firmaron un paquete de asistencia militar que le otorga a Israel 38 mil millones de dólares con el propósito de mejorar sus aviones de combate, la movilidad de sus fuerzas terrestres y su sistema de defensa antimisiles durante la siguiente década.

El Secretario de Estado de EUA, Mike Pompeo, ya advirtió a Israel que EUA le dejaría de compartir “datos delicados de inteligencia”, si este no reacciona a la amenaza que representa ampliar su cooperación con China. En este sentido, no se puede descartar que algunos contratos de Israel con China se tengan que anular. Misail Savarts, politólogo y periodista israelí, considera que habrá diferentes proyectos que Israel tendrá que cancelarle a China “si EUA sigue presionando fuerte”, el apoyo político, económico y militar de EUA ha sido siempre más importante para Israel que la cooperación con China. Israel se verá precisado a reforzar el control sobre activos de China “porque no hay que permitir que el capital de ese país penetre demasiado al mercado israelí”.

Israel ha estado ya monitoreando las inversiones extranjeras, particularmente las chinas, en materia de defensa impidió que empresas chinas entren en licitación para las Fuerzas de Defensa de Israel. También el Ministerio de Finanzas bloqueó intentos de compañías chinas de comprar Clal y Phoenix, dos de los principales fondos de pensiones para evitar que cientos de miles de millones de dólares y el futuro de más de un millón de israelíes “estén a merced del gobierno chino”.

El sector de energía también debe ser vigilado estrechamente por el gobierno de Israel porque China podría convertirse en un gran cliente de su gas, con el riesgo inherente de dependencia de China. El Secretario adjunto de Energía de EUA, Dan Brovillett, instó a Israel a proceder con cautela al habilitar inversiones chinas en infraestructura crítica, que representan no solo una amenaza para los israelíes sino para el mundo, sus motivos “no son puros los hemos visto en el Medio Oriente y en África en particular”. A su vez el periodista William Galston mencionó “que hacer negocios con China no es lo mismo que hacer negocios con una democracia”.

Israel tiene que tener presente que el Senado de EUA lo ha criticado por sus crecientes vínculos con China; la administración Trump ha pedido a Israel garantías de que China no pueda utilizar sus proyectos en Israel para mejorar su posición estratégica.

La creación de un organismo regulador de la inversión extranjera se ha mantenido en forma continua en el gabinete de seguridad de Israel durante más de un año; es urgente su creación”.

Esperará BAIC para abrir planta en México

El Universal/Sara Cantera

La decisión de la automotriz china BAIC de abrir una planta de manufactura en México puede tardar cinco años más, pues tiene que alcanzar ventas por 50 mil unidades en toda América Latina para que se justifique esta inversión.

En 2018, la empresa anunció que iba a invertir 2 mil millones de dólares para la construcción de una planta en México y se analizaron ocho estados para instalarla.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Jimena Saenz, directora general de BAIC en México, explicó que desde que arrancó el proyecto de la marca en México hace tres años, el plan estaba dividido en tres fases: la primera era importar las unidades terminadas; la segunda, ensamblar los vehículos en Veracruz, lo cual ocurre desde mayo de 2017, y la tercera es tener una armadora desde el estampado.

“Es un tema de tiempo. No lo vemos este año o en el siguiente, sino aproximadamente en cinco años, porque para arrancar, tenemos que completar todo el proceso de proveeduría local”, apuntó la directiva.

BAIC tiene una pequeña fábrica de ensamble en Veracruz, donde llegan los vehículos importados de China; han incorporado componentes de proveedores mexicanos.

“El siguiente paso sería un Centro de Investigación y Desarrollo. y terminaría con el anuncio de la planta y la construcción de la misma”, agregó Jimena Saenz.

En junio pasado, las ventas de BAIC crecieron 22.4% en el mercado mexicano, con la colocación de 246 unidades.